La ruta del doctor Shannon (de A. J. Cronin)


*Disponible*

Precio: $120

Temática: Novela autobiográfica

Editorial: Hermes. Buenos Aires. 1948

Idioma: Español

Título Original en Inglés: Shannon´s way

Traducción de: Joaquín Urnieta

Tapa: Dura

Nro de páginas: 381

#00406

Sinopsis: Sucede que en la ciencia se desarrollen dos investigaciones idénticas, al mismo tiempo, independientes una de la otra, sin conocimiento que ello se esté dando, en ese mismo país o incluso, en lejanos continentes.

Va a ganar, a ser reconocida por la comunidad científica internacional, y premiada, la que primero sea publicada. La otra, igualmente valiosa, será ignorada y arrojada al cesto de  la basura.

Recuérdese el descubrimiento del cálculo infinitesimal por Leibniz y publicado en 1684. Frederick Copleston escribe que Newton ya había escrito sobre el tema pero, lo publicó hasta 1687...

Va a ganar el académico donde más recursos económicos y logísticos le aporte el gobierno de su país a la universidad. Gobiernos que vean la educación y la investigación como una inversión, jugarán en la longitud de las grandes naciones.

El gobierno que vea el presupuesto universitario como un gasto se perderá su nación entre el montón de los países. Ese es el fondo de La ruta del doctor Shannon. Fue planteado en la estructura de una exitosa  novela, no de un sesudo estudio sociológico que no leen más de diez especialistas.

Su autor, Archibaldo José Cronin, es dueño de una novelística que tuvo un éxito sorprendente en el primer tercio del siglo veinte, en Europa, y varias obras suyas fueron llevadas al cine norteamericano.

 Relata el ambiente médico a través del instituto universitario de investigación, en hospitales estatales, clínicas y consultorios privados. La probidad profesional de sus personajes debe luchar constantemente contra el medio hostil,  la ganancia fácil y la conducta relajada.

De hecho es una obra que se desarrolla en dos ediciones, dos títulos, como Los verdes años y La ruta del doctor Shannon. La primera son las peripecias de un joven estudiante  de la media superior que, trasplantado al suelo inglés, en condiciones familiares y económicas difíciles, debe luchar denodadamente por seguir con sus estudios.

 El segundo libro se refiere a la vida del brillante investigador pero pobre, que quiere desarrollar una investigación médica propia pero al que se le impone otra investigación que él no siente. Tiene encima toda la estructura de la universidad, con su instituto de investigación, donde algunos eméritos firman como suyas investigaciones brillantes que llevan a cabo ayudantes que seguirán en el anonimato.

Este es el caso del petulante Hugo Usher, profesor que cuida más proyectarse como presidente del próximo Congreso de Patología que resolver enfermedades que  asolan a la gente, en especial de las comunidades rurales pobres de Inglaterra.

Rebelde, Roberto Shannon debe ir de un lugar a otro, cada vez en peores condiciones económicas y de investigación. Al punto que por algún tiempo debe seguir vistiendo el viejo uniforme de la marina  al regreso de la guerra.

El otro asunto que debe enfrentar Shannon es el de los prejuicios religiosos, cristianos, que tanto han convulsionado a Europa y de hecho a todo el mundo occidental.

Jean Law, la recatada estudiante, de “desprevenida ingenuidad”, discípula suya en la universidad de Winton, está enamorada  de  él pero, es protestante y Roberto es católico.

 Esto en cualquier ciudad y pueblo  de México, país católico en un noventa por ciento, no levanta ampolla y apenas llamaría la atención.

Pero Inglaterra, país que por decretó prohibió el catolicismo e impuso el cristiano liberal de Estado, el tema es de lo más complicado.

Tratado el asunto con la mayor responsabilidad, sus personajes, enamorados, deben enfrentar sus creencias al punto de llevar la trama al rompimiento de sus relaciones.

Y, sin embargo, cuando la ruta parece de lo más fragmentada y sin esperanzas de solución, se rehace lo único que puede hacer que el sol vuelva a brillar: el amor.

Como  en pocas novelas, aquí  la prosa y el estilo de Cronin ofrecen una creación literaria de esas que se leen y se releen. Por lo demás, La ruta del doctor Shannon es casi la autobiografía de Cronin.

Comentarios