Nihilismo y experiencia extrema (de Victor Massuh)


*Disponible*

Precio: $60

Temática: Filosofía

Editorial: Sudamericana. Buenos Aires. 1975

Colección: Perspectivas

Idioma: Español

Título Original en Inglés:

Traducción de:

Tapa: Blanda

266 páginas

#00658

Sinopsis: “El nihilismo es la bomba terrorista lanzada en la cultura contemporánea para hacerla saltar en mil pedazos”, escribe Massuh en Nihilismo y experiencia extrema, una obra que advierte en el horizonte la tarea de demolición que emprenderían en los años siguientes diversas sectas intelectuales dedicadas a demostrar que el autor no existe, la obra no existe, el espectador no existe, el sentido, en fin, no existe.

A la visión cerrada y estéril del nihilismo, opone la visión abierta y creativa de lo que denomina experiencia extrema: “Al menos se hace nuevamente posible que el espíritu creador inicie su trabajo de selección y valoración. Otra vez el riesgo de discriminar, trazar un orden jerárquico, elegir las reglas, dibujar una fisonomía, configurar un mundo. Otra vez el momento en que con los fragmentos del caos es preciso organizar un cosmos”.

-----------------------

"Uno de los males argentinos sería la falta de memoria. Me parece que los argentinos -todos nosotros- no tenemos sentido histórico; somos un pueblo sin memoria, y cuando digo un pueblo sin memoria estoy señalando básicamente que no tenemos la idea de la continuidad de los hechos históricos en el tiempo. Más que en la continuidad nosotros los argentinos preferimos pensar en la ruptura. Al no tener sentido histórico y ser un pueblo sin memoria, quiere que estamos permanentemente comenzando. Al estar comenzando estamos viviendo al día, o sea que estamos en un eterno presente, y en este sentido nos encontramos con algunos fenómenos tales como el de un funcionario que al asumir su tarea recibe la expectativa de toda la comunidad que espera que realmente haga el milagro. Por supuesto a los quince días estamos decepcionados y estamos también nosotros pensando en la ruptura. Por otro lado, esta funcionario también cae en la trampa de la falta de sentido histórico y considera que él debe operar una modificación substancial. Se trata de un funcionario que también niega el pasado. Diría que el condicionamiento negativo de nosotros, cuando asumimos una función importante, es entrar a negar todo el pasado. No pensamos en términos de continuidad y, por supuesto, este funcionario se olvida que él es un transeúnte fugaz en su gestión y, sin embargo, insiste en modificaciones substanciales. O sea, cuanto más precario es el tiempo o la duración de sus funciones, mayor es la modificación que quiere operar en esta tarea. Ahora, si efectivamente nosotros decimos que los argentinos estamos permanentemente comenzando por la falta de sentido histórico, quiere decir que estamos también permanentemente repitiendo. Siempre estamos comenzando, siempre repitiendo..." Víctor Massuh

Contratapa:

Comentarios