Historia de la estupidez humana (Paul Tabori)


*Disponible*

Precio: $190

Temática: Filosofía

Editorial: Ediciones Siglo Veinte. Buenos Aires. 1982

Idioma: Español

Título Original en Inglés: The natural science of stupidity

Traducción de: Anibal Leal

Tapa: Blanda

349 páginas

#00717

Sinopsis: El autor, consciente perturbador, demuestra que el mayor elogio de nuestra humanidad es su propia estupidez. Para él, tal locura seguirá costando más vidas y bienes que todas las plagas y las guerras.
Al reseñar el tema destaca, entre muchas otras, la estupidez originada por la codicia, la duda, el conformismo, el legalismo, los sueños y los mitos, y mil y una otras formas descaradas o encubiertas.
Los relatos, por extravagantes y disparatados que parezcan, son perfiles auténticos de ayer, de hoy y de siempre.

---------------------

Harto infrecuente es que llegue al público un tratado como éste, de tema muy serio, pero encarado con audacia y escrito con desenfadado ingenio. El autor, en este caso el tranquilo y consciente perturbador, estima que el mayor elogio de nuestra humanidad es su propia estupidez. Para él, y difícil será desmentirlo, tal locura sigue costando más vidas y bienes que todas las plagas y guerras. Al reseñar el tema destaca, entre muchas otras, la estupidez originada por la codicia, la duda, el conformismo, el legalismo, los sueños y los mitos, y mil y una otras formas descaradas o encubiertas. Las páginas de esta obra merecen atenta y lenta lectura. La primera vez que se recorran encontrará el interesado elementos que exciten la imaginación, susciten discusiones, despierten el apetito o descubran horizontes. Una más atenta frecuentación revelará el fondo mismo del libro, permitiendo captar en toda su riqueza y sugestiones, la importancia de la labor de Tabori cuando trata de acorralar y derrotar la humana estupidez. Un tema excitante, si los hay, para valientes y audaces tanto intelectual como afectivamente hablando. Son dardos certeros, y las más de las veces inesperados, que apuntan sobre la estulticia, la bebería, la idiotez, la fatuidad, el atolondramiento, la vanidad. Son portadores de esos gérmenes los necios, los imbéciles, los inmaduros y los presumidos. Los retratos, por extravagantes y disparatados que parezcan, son perfiles auténticos de ayer, de hoy y de siempre. Hay un hecho que corrobora, inesperadamente si se quiere, las afirmaciones anteriores: el Thesaurus de Roget dedica seis columnas a los sinónimos de "estupidez", aprovechando para ello todos los vocablos y giros que a ella se refieren. En cambio, le basta una para los equivalentes de "sabiduría". Expuesta como está a la sátira y a la crítica, la estupidez ha sobrevivido a millones de ataques directos e indirectos; sigue actuando, para nuestro pesar, como triunfante y rejuvenecida. Ya el mismo Schiller había observado que hasta los mismos dioses luchan constante e infructuosamente contra ella.

Contratapa:

Comentarios